EL CONSUMO: UN ARMA MUY POTENTE PARA CAMBIAR EL MUNDO

Consumo responsable

Agregas esas galletas que tanto le gustan a tu peque al carro de compra del supermercado; haces un pedido online de esos nuevos leggins de moda para yoga, que tienen pinta de ser super cómodos; cambias de operador telefónico por qué te han ofrecido una mejor tarifa y te regalan un smartphone última generación; te  compras un café para llevar en Starbucks de camino al trabajo. ¿Te suena de algo? Seguro que sí. Son simples transacciones comerciales cotidianas que hacemos tod@s sin ponerles mayor importancia, y sobretodo, sin reparar en las consecuencias e implicaciones que tienen cada una de estas micro-decisiones de consumo a nivel global. 

Volvamos a las galletas del súper, imaginemos que estas galletas están fabricadas en estados unidos, por una de las más grandes marcas de productos alimentarios del mundo, y que entre sus ingredientes está, que no sería raro, el aceite de palma, y que además éstas, viniesen en un paquete con envoltorio de plástico. ¿No es difícil de imaginar, verdad?

Bueno, pues déjame decirte que acabas de financiar y contribuir a los incendios masivos intencionados de miles de hectáreas de bosques nativos, la contaminación de los océanos, la extinción de animales, como el orangután, la desertificación de los suelos, la polución del aire, y cómo no, has puesto tu granito de arena para impulsar, el tan comentado últimamente, cambio climático. Ah, y por si eso no fuese suficiente, le has dado un poquito más de poder a esa gran corporación, para que sea tan inmensamente rica y poderosa, que puedan directamente influir en las leyes de tu país y así puedan seguir operando impunemente de forma irresponsable. 

Oiga, pero yo soy amante de los animales y la naturaleza, además reciclo, ¿cómo puedes acusarme de eso? Ya, pero estás infravalorando el inmenso poder que tienes entre las manos como consumidor. ¿Verdad que nunca votarías un partido político que no representa tus valores? Entonces, ¿por qué compras a empresas que actúan deliberadamente en contra de tus ideales y principios morales? 


Nuestro consumo es una poderosísima arma para cambiar el mundo. Y tú decides como usarla.


  • Si estás en contra de la explotación de personas NO compres a empresas que emplean estas prácticas.
  • Si estás en contra del maltrato animal NO compres a empresas que testean sus productos en animales.
  • Si estás cansado de ver por internet cómo crecen las “islas” de basura de plástico NO compres a empresas que envasan sus productos en plástico desechable.
  • Si quieres seguir disfrutando de la naturaleza NO compres a empresas que están destruyendo el Planeta.
  • Si quieres fomentar el empleo y bienestar económico de tu país, COMPRA productos de cercanía, de pequeñas empresas y productores que se están dejando la piel en hacer las cosas mejor.

Es evidente, que en un mundo tan globalizado y con una cultura consumista tan extendida, es difícil, sino imposible, erradicar toda forma de consumo nocivo, pero sí es posible empezar a tomar decisiones de consumo más asertivas y responsables.

Si la próxima vez que vayas a comprar galletas, te acuerdas de este post, ya habremos dado un pequeño paso hacia un mundo un poquito mejor.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados