Naturopatía Slow Integrativa

 

Una Vida Sostenible, una Vida a tu Medida.

Hola, me llamo Irene y se me dejas me meteré hasta tu cocina ;)

En mis sesiones individuales de naturopatía y técnicas manuales casi siempre empleo el mismo patrón: abro un historial clínico completo y bastante extenso que posteriormente me servirá para revisar las recomendaciones que le hago a mi cliente.

Es parte esencial de trabajar de forma integrativa: tú vienes por un dolor o malestar en una zona concreta, pero yo he de tener en cuenta el resto del cuerpo, el estado mental y el emocional. De este modo no nos olvidamos que todo está relacionado, que no debemos trabajar sobre una parte y despreciar lo que le pasa al resto.

Evitemos mirar las cosas por separado, no es adecuado ni tampoco real. Un dato aislado no es nada sin el resto de parámetros. Una palabra aislada no significa nada sin el resto de la frase. Una acción por sí sola no produce un cambio profundo.

No quiero parecer pesimista, simplemente considero que esa acción debe ir acompañada de un pensamiento y una voluntad de cambio para que suceda. ¿Por qué te cuento esto? Porque pensar en un estilo de vida sostenible con el medio ambiente no ha ser ajeno a buscar un estilo de vida sostenible con nuestro cuerpo.

La transformación no debe ser brusca, todo lo contrario. Tiene que ser orgánica y adaptada a cada persona pero, al mismo tiempo, mostrar firmeza y constancia para que la integremos en nuestros hábitos, en nuestro día a día y creen impacto a nuestro alrededor.

Una visión integrativa de todo lo que nos rodea es lo que nos lleva a ir adaptando y acogiendo nuevos pensamientos y creencias ¡Ah, qué bonito es poder cambiar de opinión y mejorar cada día!

La naturopatía es un concepto muy amplio, tanto como quiera cada persona que la estudia y/o la aplica. Para mí es una forma de atender a nuestro ser en toda su complejidad, no solo limitándola a los momentos de enfermedad, sino también de salud. Para conseguirlo:

  • Cuida los alimentos que tomas y la forma de hacerlo.
  • Conecta con los ritmos de la naturaleza y escucha qué necesita tu cuerpo en cada momento.
  • Atiende tus emociones y cuídalas desde lo corporal o lo sutil.

¿Qué tiene que ver esto con un estilo de vida sostenible, sencillo y slow?

Cuidar los alimentos que tomamos significa comer de temporada, hacer uso del comercio local y, siempre que se pueda, consumir productos ecológicos. Cuidar la forma de comer es ir despacio, saboreando…, pero también es cocinar con cariño, sin prisas y por supuesto reducir al máximo los alimentos precocinados.

Conectar con los ritmos de la naturaleza es celebrar los ciclos, la caída de las hojas o las primeras nieves, salir al campo e inspirarnos por lo que la naturaleza nos regala. Así, en momentos de calma y silencio, podremos escucharnos y permitirnos disfrutar, por ejemplo, de la incomprensible tristeza del otoño o la nostalgia del final del verano. Podemos sentir que necesitamos “tirar” peso de cualquier tipo o “limpiar” nuestro cuerpo y emociones.

Atender tus emociones, cuidarlas y hacerte cargo de ellas puede partir desde el cuidado corporal tomando una infusión de melisa, pasiflora o rosa, hasta tomar un baño con aceites esenciales y un buen puñado de sal marina e incluso trabajar la parte más sutil con unas flores de Bach.

Todas estas cosas que te cuento no son complejas ni precisan de mucho tiempo para aprenderlas. Escuchar a tu terapeuta, leer, apuntarte a algún taller o simplemente escucharte pueden servirte para tomar las riendas de multitud de aspectos de tu bienestar.

Personalmente disfruto mucho tanto de las sesiones individuales como de los talleres, enseñando y profundizando en todos los temas que van surgiendo con el paso del tiempo. En cambio, lo que más satisfacción me produce es descubrir cómo pasito a pasito esas personas van tomando conciencia y sabiendo que es lo que necesitan en cada momento.

Cuando doy un taller, ya sea de cosmética, limpieza del hogar o alimentación de temporada, lo que busco es despertar el interés y dar unas pequeñas pautas. Demostrar que es mucho más sencillo de lo que pueda parecer inicialmente y ofrecer un espacio de experimentación. El objetivo: cuando llegues a casa, te sientas seguro, con ganas de profundizar y adaptar lo aprendido a sus verdaderas necesidades.

El cambio se da con el aprendizaje y el aprendizaje necesita de experiencia.

Cada transformación ha de ir acompañada de tu verdad, tu voluntad y del máximo respeto a tu casa (tu cuerpo) y a la del resto de seres humanos (la Tierra).

 

 Asesoría personalizada - Trabajo corporal con masaje Pressel y técnica Craneosacral - Naturopatía - Talleres online - Talleres presenciales

 


1 comentario


  • Sandra

    Genial! Me ha encantado. Gracias Irene


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados